Descontinuo.

sábado, 2 de febrero de 2013

Pequeñas alegrías.


Hoy quise recordar las pequeñas alegrías del día (cosas que paso inadvertidas la mayor parte del tiempo).

Encontré alegría entre la música clásica a las 5:30 a.m. mientras esperaba el bus. No sabía quién tocaba pero era conmovedor.
La encontré entre las carcajadas en medio de una buena conversación.
La encontré entre las letras de un amigo lejano.
Entre el saludo de un desconocido en el ascensor.
Entre un cigarrillo y un café a las 2:00 p.m. mientras veía la lluvia.
Entre la canción que hace mucho no escuchaba.
Entre las estanterías de la biblioteca.
La encontré cuando descubrí un separador de páginas olvidado en el nuevo libro que me disponía a leer (quizá no tan olvidado... al menos eso quiero creer).
Entre el escándalo que hacía la lluvia cuando tocaba las ventanas, el tejado.
La encontré mientras escuchaba a un niño reírse en el bus de regreso a casa.
Entre la voz de mi hermano que hace días no escuchaba.

Encontré alegría en un día que empezó mal, con una Kristina ansiosa y sin saber por qué.

viernes, 11 de enero de 2013

Un cuarto de nada

Ya no sé bien quién soy, qué quiero o para dónde voy.
Ya no me importa mucho esas cosas, y mucho menos otras tantas.
Últimamente todo está mal. Entiéndase todo como ese conjunto de cosas que supuestamente son indispensables para vivir: alimentación, salud, familia, amigos, trabajo, amor, etc.
Y a pesar de esto me estoy acostumbrando -lo reconozco- a estar así. Me siento cómoda, el caos es mi "zona de confort". Puede sonar masoquista y quizá lo sea un poco, pero no quiero alejarme de esta sensación. Es como si esto fuera yo y si me alejo es como si me perdiera de mí (aunque bastante perdida ya estoy).

miércoles, 9 de enero de 2013

Recuerdo

Y a sus hermosos ojos no los volví a ver.
A sus labios no los besé más.
Sus dedos nunca más se entrelazaron con los míos.
Su cuerpo lo olvide.
Pero su recuerdo siempre estará conmigo.

sábado, 7 de julio de 2012

Esos días...

Me quedarán recuerdos de esos días... 
Esos en los que reíamos por cualquier cosa, hablamos por horas, leíamos y el tiempo corría sin darnos cuenta,
Esos en los que llovía,
esos en los que el silencio hablaba y el corazón latía fuertemente,
esos en los que hacíamos planes de nuestro futuro, imaginábamos nuestra casa y hasta discutíamos   el nombre de los hijos que no planeábamos tener.
Esos en que me sentía amada,
esos en los que me mimabas, nos besábamos hasta el cansancio,
esos en los que me alborotabas las ganas de ser tuya.
 

El inicio del adiós

Me tranquilizó saber que estabas consiente de que me debías palabras, de que faltaban razones para entender lo que hacías y de que sobraban silencios.
Por eso te agradezco, en silencio, para mis adentros, que hayas regresado a decirme que dejarme partir será lo mejor. Por que también lo creo, ya ha pasado suficiente tiempo y las heridas ya deben empezar a sanar.

sábado, 30 de junio de 2012

Miradas.

Las miradas fueron cómplices, 
se dijeron casi todo
recordaron los secretos,
añoraron sus encuentros,
olvidaron el momento,
aplaudieron su acompañamiento.


Las miradas fueron cómplices...
y para que el "casi" no existiera
sólo les faltó decir: [lector, añada aquí lo que quiera].

viernes, 29 de junio de 2012

Falta

Te falta realidad para ser mi sueño.
Me faltan ganas para complacer las tuyas.
Te falta valentía para luchar por un `nosotros´.
Me falta tiempo para esperarte.