Descontinuo.

sábado, 7 de julio de 2012

El inicio del adiós

Me tranquilizó saber que estabas consiente de que me debías palabras, de que faltaban razones para entender lo que hacías y de que sobraban silencios.
Por eso te agradezco, en silencio, para mis adentros, que hayas regresado a decirme que dejarme partir será lo mejor. Por que también lo creo, ya ha pasado suficiente tiempo y las heridas ya deben empezar a sanar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario